¿Qué pasa después de una lectura Akáshica o de recibir un primer nivel de Registros? | Nuria Remus

¿Qué pasa después de una lectura Akáshica o de recibir un primer nivel de Registros?

“Lo esencial es invisible a los ojos.” (El principito)

Después de contactar con el Akasha, a través de una Lectura o de un primer nivel de Registros Akáshicos, se te abren puertas nuevas y suelen caer velos, permitiéndote ver con más claridad que antes temas del inconsciente que ofrecen nuevas perspectivas a tu visión, te enseñan el dolor del Alma y te orientan hacia la sanación.

Según mi experiencia, cada persona va integrando de forma diferente y se enfrenta a su parte racional de distintas formas; esto depende mucho del carácter, del patrón Ego y de su proceso interno. Cuando recibimos información del Akasha, también recibimos una energía de alta vibración que queda como semilla dentro de nosotros, ayudándonos a remover energías estancadas, iniciando un cambio interno que nos llevará a la sanación.

Algunas personas, después de la Lectura, se ponen manos a la obra con lo que les ha salido, hacen el trabajo posterior propuesto, o buscan información, aceptando y sumergiéndose en su bloqueo.

Otras personas se enfrentan a su falta de compromiso propio y de constancia, y la Lectura queda durante un tiempo en el olvido, como un recuerdo. Sin embargo, más adelante me dicen que han entendido el mensaje. Esto se debe a que el Alma es lenta, y aunque nuestros Guías nos ayudan a desbloquearnos y nos orientan hacia el mejor de nuestros destinos, aquí en la Tierra tenemos un libre albedrío y un trabajo caracterial que es nuestra responsabilidad integrar. Confío plenamente en  las personas que se comprometen en su proceso y en el método y en que el trabajo, sea rápido o lento, se acaba realizando cuando se integra en el corazón.

Otro caso habitual es el de personas que sienten que no se les ha dicho nada nuevo, obviando el bloqueo que les está mostrando la Lectura y que ése es el primer paso para ir hacia un nuevo lugar.  Los Registros suelen decirnos aquello que estamos preparados para asimilar, y si hay un paso que dar, mensajes que el universo nos ha estado enviando y hemos ignorado, nos los mostrarán de diferentes formas en nuestro día a día.

Puede que después de la Lectura se necesite un periodo de integración, la semilla queda en nosotros e irá tomando forma y floreciendo a su ritmo, aceptando estos mensajes y viendo cada vez con más claridad, permitiéndose empezar a moverse y salir del estancamiento.

Otras personas me sorprenden enviándome un mensaje uno o dos años después, diciéndome que ahora lo han entendido, o que se han puesto a realizar el ejercicio propuesto tras la Lectura o el curso. Yo creo que probablemente este tiempo de espera ha servido para ir alineando los chakras comprometidos en el proceso, y que la energía recibida del Akasha ha estado sanando y actuando en el desequilibrio de sus diferentes cuerpos energéticos. Como ya sabemos, para el Alma el tiempo no existe.

Hay otro grupo de personas: aquéllas que siempre tienen alguna excusa para no realizar el trabajo propuesto por los Registros (“justo hoy me ha surgido un compromiso”, “se me ha estropeado el coche, no voy a poder ir”, “he tenido una semana muy movida en el trabajo, no he tenido tiempo para nada”). Las justificaciones y las excusas  están allí presentes en su día a día, y  no me sorprende, ya que en la sociedad en que vivimos todo son prisas y abundan la pereza y la falta de constancia, y algunas personas les cuesta poner la mirada y la atención hacia ellas, encontrar unos instantes de calidad para si mismas es un paso importante ya que allí donde pones tu atención florece. Como terapeuta es bueno acompañar a dar un pequeño empujón amoroso para que estas personas puedan beneficiarse del poder sanador de dedicarse un tiempo a sí mismas para dar con las claves que podrían mejorar sus vidas.

Los Registros a menudo nos confrontan con algo que a nivel racional creíamos que ya estaba aprendido y sanado, y la Lectura nos muestra que falta un paso y nos da el impulso para coger fuerza con la ayuda de nuestros Guías y de la luz del Akasha para trabajarnos con más profundidad la herida principal.

La Lectura también nos ayuda a comprender que tenemos pleno libre albedrío y la capacidad para tomar las riendas de nuestra vida. Podemos anclarnos en la luz y la sanación o bien quedarnos en el bloqueo; lo mostramos en cada decisión que tomamos en el Aquí y Ahora, en cada paso que damos hacia adelante. 

Es importante decir, una y otra vez, que no  podemos esperar que  una lectura de Registros Akáshicos o un primer nivel nos resuelvan todos nuestros problemas de la noche a la mañana. Es algo que no dejo de repetir, ya que muchas personas se acercan con esta idea de sanación mágica de la Luz. Nuestros Guías y seres queridos nos orientan hacia nuestra Misión, pero no pueden hacer el trabajo por nosotros. Nosotros hacemos el trabajo orientándonos hacia la vida con nuestra Intención, Atención, Respeto y Amor.

Así que después de un trabajo te deseo mucha conexión, a la vez que fuerza y voluntad para la responsabilidad que conlleva tomar las riendas de tu vida. Y recuerda que donde pongas tu intención y tu atención, allí crecerá tu semilla.

Si vas a utilizar este texto te agradeceré que indiques la autoría, ya que hay un tiempo y una energía propia en él.

Seguimos…

firma Núria Remus

¿Qué pasa después de una lectura Akáshica o de recibir un primer nivel de Registros? by Núria Remus is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
× WhatsApp