Constelaciones Familiares | Nuria Remus

Constelaciones Familiares

¿Qué es una Constelación Familiar?

Una constelación familiar es una herramienta terapéutica muy eficaz, trabaja directamente con el inconsciente familiar y trata diversidad de problemas personales: de pareja, familiares, laborales, trabajo, adiciones, dinero, abundancia…

La persona que constela se da cuenta de forma clara y vivencial de la fotografía que le muestra la constelación en este momento de su vida y la posición frente a su sistema familiar, la constelación saca a la luz con facilidad, la causa del sufrimiento que la persona plantea. 

Preguntas frecuentes

Las Constelaciones Familiares son una herramienta, enmarcada en la Terapia Sistémica, que se basa en la mirada hacia los sucesos y experiencias de nuestra historia familiar para poder comprender cómo éstos pueden estar afectando a nuestro momento presente. Esta terapia, creada por Bert Hellinger, permite descubrir el origen de patrones repetitivos en nuestras vidas a través de la aproximación a nuestro sistema familiar.

Intenta identificar los conflictos concretos, aquellos puntos de bloqueo en los que quedamos enredados, estancados en relación con los grupos humanos con los que interactuamos (principalmente nuestra familia, pero también en nuestro sistema laboral y social). Este foco en las causas primeras, en el origen de nuestros problemas relacionales, nos permite empezar a conectar con nuestra esencia, a fluir con la vida.

Es una terapia centrada en el Amor, ya que la energía amorosa impregna todos los aspectos de nuestra existencia, y encontrarlo, por largo y tortuoso que sea el camino para llegar hasta él, supone conectar con la raíz de la sanación. En este sentido, Bert Hellinger estableció lo que él llamó los “Órdenes del Amor”, leyes que operan en la existencia humana tratando de reducir el desorden de los sistemas, restablecer el equilibrio y favorecer que cada persona encuentre el lugar que le permita desarrollar su destino. Cuando estos órdenes no son respetados, surgen los conflictos y los bloqueos que nos impiden avanzar. Su restauración permite volver a sacar a la superficie ese Amor que siempre ha estado presente pero que había quedado oculto tras el desorden.

El trabajo propuesto por las Constelaciones Familiares nos permite comprender que estamos interconectados con nuestros seres queridos y cercanos a través de vínculos que han ido tejiéndose generación tras generación. El legado de nuestros antepasados está en nosotros, dando forma a un Alma Familiar que constituye el conjunto de vivencias, experiencias, traumas, alegrías y emociones de todo nuestro sistema familiar, del cual nos nutrimos.

Cada uno de nosotros lleva en su interior la información de las vidas de quienes lo precedieron, tanto en el plano corporal como mental; somos parte de una red energética familiar. Esta herencia forma parte de nosotros y nos acompaña a lo largo de nuestro camino vital; nos convierte en un engranaje dentro de una gran estructura álmica. Un ejemplo paradigmático de esto tiene lugar cuando un miembro de la red familiar es excluido por algún motivo. A nivel inconsciente este hecho injusto requiere de una expiación, que muchas veces se lleva a cabo poniendo a otro miembro de la familia en el lugar de quien fue apartado, como una representación de esta persona que ahora no está en el entorno cercano, pero a la que, de alguna manera, se sigue guardando fidelidad. Es precisamente esta fidelidad inconsciente la que muchas veces nos lleva a auto-boicotearnos (a nivel laboral, de proyectos, de pareja), sin que entendamos bien el porqué y con consecuencias muy negativas para nuestra autoestima y nuestra evolución espiritual: adicciones, dependencias, fobias, soledad, somatizaciones…

Casos como éste nos ayudan a comprender una de las grandes lecciones que nos ofrecen las Constelaciones Familiares: desviar nuestra mirada, tratar de solapar el dolor, nos aleja del camino de la sanación. Existen dinámicas ocultas, temas pendientes, conflictos no resueltos en el seno familiar que nos afectan en nuestro Aquí y Ahora, y que hemos de abordar si queremos avanzar. Es en la aceptación, en el abrirnos a aquello que hay, en la elección consciente de enfocarnos en aquellos aspectos que han quedado relegados u olvidados, desde el no-juicio, donde encontraremos la senda de la paz y el equilibrio.

Nuestro Aquí y Ahora es posible gracias a las generaciones que nos han precedido. Por ello, es nuestra responsabilidad sacar a la luz todo aquello que quedó velado, oculto, estancado (y que, por tanto, puede estar bloqueándonos en nuestro presente), para alinearnos con el Amor y el Respeto por nuestra Alma Familiar, y también para de esta manera allanar el camino a aquellos que vengan detrás de nosotros (nuestros hijos, nietos…).

Las Constelaciones favorecen los movimientos álmicos, por lo que nos acercan a la sanación tanto a nivel individual como a nivel del sistema familiar, ya que al producirse un cambio en una “pieza” todas las demás se reposicionan. Cuando realizas un movimiento en la dirección de la sanación, éste repercute en tu entorno. Es por ello que uno de los principios básicos de esta terapia es la Responsabilidad.

Honrar el propio linaje femenino y masculino es un paso decisivo, ya que la comprensión y el perdón nos permiten encontrar nuestro lugar, aquél que nos corresponde. Reconociendo nuestro pasado nos alineamos con el flujo natural de nuestra propia existencia, lo cual nos vuelve más creativos, más abiertos, más conscientes.

Este reconocimiento pasa por la aceptación de aquello que fue; es un “Sí” a la vida, sin juicio, sin expectativas, sin intención. Nos abrimos a nuestro destino, al aprendizaje de nuestra Alma, honrando a quienes nos precedieron, con sus luces y sus sombras, y preparando el camino para los que vendrán.

Las Constelaciones Familiares nos permiten reconciliarnos con nuestro sistema familiar y con nosotros mismos, recogiendo el Amor y abriéndonos a la Sanación.

Las Constelaciones Familiares son un método terapéutico que pretende reequilibrar todo aquello que ha quedado desestabilizado a causa de desórdenes en el campo energético familiar. Suponen una mirada amorosa y abierta sobre aquellos temas y conflictos que han quedado inconclusos, provocando bloqueos y estancamientos que nos impiden avanzar.

Por tanto, cualquier tema, trauma, experiencia o emoción reprimida que consideres que está impidiéndote seguir adelante puede ser tratado.

Éstos son algunos ejemplos:

  • Si te sientes desplazado del lugar que te corresponde dentro de tu red familiar.
  • Si consideras que algún miembro de tu red familiar ha sido menospreciado o excluido, quedando un lugar vacío que otros miembros han intentado ocupar.
  • Si deseas comprender algunas de las dinámicas de comportamiento que percibes en tu familia.
  • Si deseas profundizar en tu capacidad para dar y recibir Amor.
  • Si deseas conseguir aceptarte a ti y a tus seres cercanos tal y como sois.

Pregunta a tu Alma qué es aquello que necesita trabajar; ella siempre te dará la respuesta adecuada.

Al realizar una contelación, los participantes obtienen una mayor comprensión sobre sí mismos, y sobre su sistema familiar. Tomando consciencia del poder del amor y de las fuerzas invisibles que nos gobiernan. Y depositando una semilla interna, de la imagen sana familiar.

En todo grupo familiar, hay ciertos hechos que pueden producir desequilibrio en los diferentes miembros del sistema: secretos familiares, enfermedades, muertes no reconocidas, la no pertenencia, exclusiones, desórdenes del orden jerárquico, desequilibrios en el dar y el tomar, ex parejas, abandonos… son algunos de estos hechos el punto de partida de los desórdenes que se manifiestan en nuestra vida, traducidos en problemas relacionales, emocionales o diversos problemas repetitivos que a menudo se transmiten de generación en generación. 

Encontrar el lugar que te corresponde dentro de tu núcleo familiar y el que corresponde a sus diferentes miembros, es un paso básico hacia la paz interna personal y del sistema familiar al que se pertenece, armonizando el amor aparecen soluciones a menudo sorprendentes, para la paz, la salud y la felicidad.

¿Cómo se realiza una constelación familiar?

Constelaciones familiares individual

Las Constelaciones individuales son igual de efectivas que las grupales, y son una buena opción cuando la persona no quiere asistir a un grupo o requiere de intimidad para realizar su propio trabajo en profundidad. La constelación individual es una herramienta terapéutica donde el constelador y cliente entran en el campo energético familiar permitiendo así una toma de consciencia de las diferentes dinámicas que afectan al problema que se desea resolver.

La Constelación en Grupo

Las constelaciones familiares se realizan con varias personas que asisten a un mismo taller, en un taller se constelan de 3 a 6 personas dependiendo de la estructura del taller. Durante la constelación, las demás personas pasan a formar parte activa de la terapia ya que van a ser escogidas para representar las vivencias del inconsciente de la persona que está constelando. Podemos afirmar, que cada persona que asiste a un taller de constelaciones familiares realiza un trabajo personal, tanto en su constelación como en la de los demás, es común sentir que el rol o roles que se representa, como representante, está relacionado con aspectos de su vida e historia personal.

No es necesario tener algún tipo de conocimiento sobre las constelaciones, puesto que la forma de trabajar es ordenada y al mismo tiempo vivencial y clarificadora. 

 Una constelación individual es útil cuando:

Se desea explorar más de una situación limitante.

Se necesita a nivel personal tener privacidad.

Es un trabajo dentro del proceso terapéutico que hago personal.

Se siente dificultad en el trabajo en grupo.

¿Qué obtengo si me constelo?

Lo que buscamos todas las personas: la paz, la dicha y la felicidad. Estas metas son un sistema, un conjunto de pensamientos y situaciones, que en equilibrio prosperan para darnos una vida satisfactoria y relajada. Gran parte de los bloqueos y patrones dolorosos no siempre son responsabilidad directa de nuestras decisiones, puesto que en nuestra mente existe un nivel más profundo, el Inconsciente, donde se encuentran dinámicas ocultas, heredadas de nuestros ancestros (padres, abuelos, bisabuelos y tatarabuelos).

Estos patrones pueden hacerse visibles en la elección de la pareja, en conseguir o no realizar los proyectos de vida, así como en las enfermedades, problemas con los hijos, falta de prosperidad y bienestar. 

Temas para constelar  

  • Conflictos de pareja, actual o relaciones del pasado.
  • Problemas con los hijos. • Dificultades en las relaciones familiares.
  • Exclusión y problemas de relaciones sociales.
  • Orientación en momentos vitales de cambio.
  • Recursos para afrontar enfermedades.
  • Problemas de fertilidad, adopciones.
  • Desarrollo personal.
  • Destinos difíciles (muertes prematuras, abortos).
  • Traumas de la infancia.
  • Sentimiento de Auto-sabotaje para no conseguir éxito económico, profesional, o personal.
  • Otros temas: herencias, juicios.
  • Orientación a nivel profesional y proyectos.
  • Depresión, tristeza y melancolía, con o sin causa aparente.
  • Pérdidas y duelos – Superar sucesos trágicos.

¿Necesitas más información? Contacta conmigo ahora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
× WhatsApp