Terapia de pareja | Nuria Remus

Terapia de pareja

Vivir en pareja significa amar, crecer y compartir. Precisamente porque supone un vínculo muy estrecho con otra persona, pueden surgir momentos difíciles y situaciones de crisis, que hay que detectar y saber tratar para que esa crisis se convierta no en el final, sino en una oportunidad para reforzar la relación.

La terapia de pareja es un acompañamiento para ambos miembros a lo largo de un camino de profundización en los ejes que vertebran su unión, buscando los bloqueos y situaciones conflictivas existentes para darles solución.

La Terapia Gestalt pone el foco en el autoconocimiento, tanto de cada miembro de la pareja como de la pareja en sí; propone una nueva mirada sobre la relación que prioriza la comunicación y intimidad. Es un restablecimiento del vínculo afectivo, que genera un TÚ, YO y NOSOTROS.

Atreverse a poner sobre la mesa aquellos aspectos de la vida en pareja que no están funcionando como deberían es un paso decisivo, ya que es desde el reconocimiento de los problemas desde donde podemos empezar a trabajar para sanarlos. Darse la oportunidad de analizar aquellos patrones de conducta que están dificultando la convivencia es clave, ya que implica un respeto y un verdadero deseo de apostar por la relación.

A veces, nuestros propios deseos y anhelos insatisfechos, nuestros traumas no resueltos provenientes de la infancia, nuestra máscara y nuestro Ego se interponen entre nosotros y nuestra pareja, ya que depositamos en ésta unas expectativas poco realistas y que, en todo caso, no tiene por qué cumplir, ya que no debemos confundir nuestra realización personal con nuestro camino junto a la persona a la que amamos. La Terapia Gestalt puede detectar estos patrones dañinos, lo cual ayudará a  corregirlos.

Cuando dejamos de ver a nuestra pareja como un enemigo a batir o como la fuente de nuestras frustraciones, cuando nos responsabilizamos de nuestros propios actos y focalizamos en lo verdaderamente importante, el vínculo amoroso crece y resulta enriquecido y nutrido.

Si ambos miembros de la pareja sienten que ha llegado el momento de iniciar una terapia conjunta, la Gestalt los acompañará en este tránsito por momentos complicados, ayudándolos a reencontrarse y a volver a asentarse en la paz y la felicidad conyugal.

La terapia también puede acompañarte en procesos de separación y/o divorcio

En esta situación, que se vive como un duelo, el foco se pone sobre los temas que han quedado pendientes, para así poder cerrar el vínculo, para dar un buen final a la relación y prepararse para la nueva vida que se abre.

La pareja es una gran escuela de vida; en ella aprendemos a amar y también afloran todos los temas pendientes de cada uno de sus miembros. Crecer en ella o aprender a separarnos sin dañar ni destrozar al otro es un buen puerto de amor para nosotros mismos y para la relación.

“Si queremos que la pareja perdure, no se trata de evitar los desequilibrios sino de aprender a resolverlos”

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
× WhatsApp