Terapia Sanación del útero | Nuria Remus

Terapia Sanación del útero

SANACIÓN DEL ÚTERO

Aunque todavía se trata de un tema bastante subestimado a nivel terapéutico, la Sanación del Útero es una práctica de gran importancia para el bienestar y equilibrio de la mujer, ya que se centra en sanar la herida ancestral femenina.

El útero nos vincula directamente con nuestro linaje femenino (nuestra madre, nuestras abuelas, nuestras bisabuelas…). Para la filosofía oriental (Tao, budismo y Medicina China) constituye el primer motor energético de la mujer, junto con los ovarios, además del centro clave de la energía sexual. Es el receptáculo donde tienen lugar las llamadas “memorias uterinas”, aquéllas que contienen la información que recibimos durante el tiempo de gestación, impregnando nuestro ADN. A lo largo del embarazo, el feto crece y respira a través de su madre dentro del útero, hasta el momento del parto. El futuro bebé vive en el campo energético de su madre durante 9 meses, incorporando como propio todo lo que le sucede a ella. Todas las vivencias y “cargas” de la mujer embarazada quedan grabadas en el inconsciente de su bebé, que llevará en su interior la información de su madre y del Alma Familiar de su clan.

Todos venimos al mundo con esta información inconsciente procedente de nuestra madre y nuestros ancestros (y transmitida, como hemos dicho, a través de las memorias intrauterinas). La personalidad y propósito vital de nuestra Alma, nuestra esencia única, viene acompañada, por tanto, de la historia personal que nos ha llegado directamente de nuestra madre: sus traumas, sus creencias, sus circunstancias antes de y durante el embarazo… La integración de ambas (nuestra propia esencia y el legado de nuestra madre y nuestro linaje femenino) es lo que nos conforma, y puede modelar los patrones de nuestra vida adulta.

Es muy importante que en algún momento podamos llegar a ser conscientes de esta herencia, para así poder liberarnos de cargas que no nos pertenecen. Si nuestra madre padeció depresión durante nuestra gestación, puede que nosotros sintamos su tristeza y experimentemos una sensación de vacío cuyo origen no entenderemos. El estado de ánimo de la mujer embarazada pasa directamente a su futuro bebé (miedo, angustia, desazón…). ¿Qué puede sentir un bebé a cuya madre han aconsejado abortar? ¿Qué “recuerdos” pueden permanecer en la mente de un niño durante cuyo embarazo sus padres no dejaron de pelearse? ¿Y si fue una desilusión para la familia que naciese una niña en lugar de un niño? ¿Y si la futura mamá sufrió una pérdida importante, como la muerte de un ser querido? Culpa, sensación de rechazo, sensación de abandono, desubicación… La gama de emociones que un niño puede llevar en su inconsciente y seguir arrastrando en su vida adulta es enorme.

El parto también es un momento que más tarde no recordamos, pero que queda fuertemente grabado en nuestra psique. Las emociones y sensaciones de la madre en ese momento (miedo al dolor, angustia, esperanza) se suman a la posición en la que nace el bebé (no es lo mismo salir al mundo empezando por la cabeza que por los pies, o a través de una cesárea) u otros factores (la presencia del padre durante el parto, la actitud de la comadrona, etc.). El Hinduismo, por ejemplo, considera que en el momento del nacimiento el Alma revive la agonía de la muerte en una vida anterior (quizá, si en otra encarnación la persona murió ahorcada, en ésta nazca con el cordón umbilical estrangulando su cuello).

La terapia de sanación del útero es una herramienta valiosísima a la hora de hacer consciente lo inconsciente, de poner encima de la mesa todo aquello que quedó grabado en un lugar de nuestra psique al que es difícil acceder y que, por tanto, puede provocar bloqueos emocionales y energéticos y estancamientos vitales.

En nuestro camino evolutivo podemos distinguir dos etapas: la primera, hacernos conscientes de todo aquello que ha quedado no resuelto en el pasado, para poder limpiarlo y quedar liberados; la segunda, ponernos en marcha para conseguir nuestro Propósito de Vida.

La limpieza del pasado puede muy bien pasar por revivir la experiencia de nuestro nacimiento, de manera que podamos cortar el cordón energético que nos une a nuestra madre para poder enfocarnos en nuestro Aquí y Ahora, recuperando la energía vital que quedó anclada en ese momento complicado.

Como terapeuta, te invito a volver la vista atrás hasta el principio de tu vida, para poder descubrir cuánta energía quedó atrapada y poder canalizarla hacia tu presente. La terapia de sanación del útero te permitirá reconectar con una fuente inagotable de sabiduría y creatividad procedente de tu legado femenino ancestral. Honrando ese principio creador reforzarás el vínculo con tu linaje, sanando las viejas heridas que han ido pasando de generación en generación a través de las memorias intrauterinas.

Si quieres más información, no dudes en ponerte en contacto conmigo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
× WhatsApp